jueves, 20 de octubre de 2005

Comida japonesa, mmmmmmm

Shabu shabu

La primera vez que comí en un restaurante japonés creo que fue con mi clase de japonés de la escuela de idiomas. Hace la tira de años de eso. Creo que la vida todavía era en blanco y negro entonces...
Yo estaba feliz al 100%, era mi primer contacto con la comida del país donde se habían creado todas las pelis de anime y todos los mangas que leía. Tenía que ser brutal.
La verdad es que lo gocé como un enano. Imagino que todo salió bien porque la profesora se encargó de pedir por nosotros y porque aunque no me hubiese gustado, no estaba dispuesto a salir decepcionado después de haber puesto todas mis expectativas y bastante dinero en la empresa.
Algún tiempo después, supongo que fue en mi cumpleaños, convencí a mis pobres padres, que son de chuletón de buey y patatas, a ir a un restaurante japonés.
Tras unos cuantos rebuznos y demás quejidos por parte de ellos, llegamos al restaurante. Yo me encargué de pedir intentando recordar lo que mi profesora de japonés pidió aquella vez.
Cuando me trajeron el plato de sashimi, poco menos que me eché a llorar. Odiaba el pescado... y ni que decir del pescado crudo...

Se quedó en una anécdota y hasta mucho tiempo después no he podido ir a un japonés con mis padres, supongo que para su suerte.
Yo he ido repitiendo la hazaña bastante a menudo pasados los años.
Me empecé a hacer asiduo a un restaurante japonés en Brighton, se llama Moshi Moshi, me encanta porque es el único que tengo cerca no muy caro...
Tras haber viajado un par de veces a Japón y haberme deleitado con su comida, bastante más barata de lo que la leyenda cuenta, me considero un amante de su cocina en todas sus ramas.


Grillos y larvas...


Recuerdo en especial un restaurante de sushi pequeñajo, de los que vas pillando lo que te gusta de una cinta que se va moviendo, en pleno Shinjuku, ¿o era Shibuya? en Tokio. Los precio eran ridículos para lo que acostumbraba a pagar en UK, cada platito con dos piezas de sushi me costaba 105 yenes. ¡¡Era como 4 ó 5 veces menos de lo que habría pagado en Brigton!!


Cervezaaaaaa

Tras haberme puesto como un emperador en los deliciosos restaurantes japoneses por los que ha pasado mi fino paladar ^__^ , creo poder asegurar que es la cocina que más disfruto.

Y ¿por qué?, pues porque me encanta el sabor de la comida sin muchos aderezos, especias o salsas, porque no te sientes lleno a reventar después de comer, porque se digiere muy bien, porque se come con palillos y porque se puede remojar en sake, umeshu (vino de ciruela) o cervecita (biiru)…


¿Mis favoritos?, pues sashimi de atún, Cobe beef (una carne de ternera de la zona de Cobe que es de las más tiernas y sabrosas que he comido), shabu shabu (carne en tiras que parecen jamón serrano y que te tienes que cocinar tu mismo en una cazuela de latón o bronce con agua hirviendo y verduras y antes de metértela en la boca la remojas en una salsa de la muerte) y, por supuesto, la sopa miso.



Más shabu shabu

3 comentarios:

Angeliito dijo...

Cuanto más leo cosas de Japón más ganas tengo de ir a visitarlo.

Kali dijo...

Seguro ke vas, y no me extrañaría ke nos viésemos allí.

koreana de palo dijo...

Pues yo tengo que tirar para lo mio...Viva la comida coreana!!! La japonesa no la conozco mucho, pero la coreana me vuelve loca!! Te aconsejo la sopa de kimchi y bulgugi ;)